EL CANNABIS

Free Therapy

July 22, 2019, 5:02 p.m. by jarama

EL CANNABIS

El cannabis es una planta que crece en zonas tropicales y mide entre 2 y 3 metros de altura. Contiene una sustancia llamada delta-9-tetrahidrocannabinol (THC), que es la sustancia activa.

La marihuana se presenta en diferentes formas. La más conocida es el fumar las flores secas y enteras (los cogollos de las plantas femeninas). Existe también aceite de cannabis, en inglés honey oil («aceite de miel»), que es un concentrado cuya extracción generalmente implica el uso de disolventes como el alcohol y filtrados con carbón activo, lo cual potencia los efectos, al estar más concentrado el tetrahidrocannabinol (THC), que es la principal sustancia psicoactiva de la marihuana.

Efectos adversos de los cannabinoides

Las personas que usan marihuana y que han usado dosis altas de esta droga pueden experimentar un episodio de psicosis aguda, el cual incluye alucinaciones, espejismos y una pérdida de pertenencia de identidad personal.

Los efectos adversos derivados del consumo de cannabinoides van a depender en gran medida no sólo de la frecuencia de consumo (efecto dependiente de dosis), sino de la de la concentración de compuestos cannabinoides de cada dosis, la experiencia del consumidor o el tiempo de consumo. Cabe destacar que la edad de inicio en el consumo de los cannabinoides supone un importante factor a tener en cuenta ya que en la actualidad este momento se está adelantando a edades preadolescentes, cuando todavía no se ha completado el desarrollo y maduración de la persona, hecho que podría ser determinante en la aparición de efectos crónicos adversos a largo plazo.

Efectos físicos:

Los efectos agudos derivados del consumo de cannabis se deben en gran medida a los efectos anticolinérgicos de los cannabinoides e incluyen: sequedad de boca, enrojecimiento ocular y visión borrosa, Disminución de la tensión arterial y aumento de la frecuencia cardiaca como mecanismo compensatorio, disminución de la capacidad de reacción, incremento de las sensaciones percibidas, pérdida de coordinación y enlentecimiento psicomotor.

Entre los efectos crónicos destacan: alteración del sistema inmunológico con un posible incremento de la aparición de cáncer que supera, en el caso del cáncer de pulmón, a la probabilidad de aparición de esta enfermedad en fumadores de tabaco. Aumenta el riesgo de infarto agudo de miocardio, infertilidad, fibrosis hepática en sujetos con hepatitis y continua en debate el posible incremento del riesgo de epilepsia de consumidores de cannabinoides.

Efectos psíquicos:

El consumo de cannabis puede desencadenar unos efectos agudos que implican alteraciones de la percepción entre las que destacan alucinaciones, distorsión de la percepción témporo-espacial o fenómenos de despersonalización y/o desrealización.

También se han descrito crisis de ansiedad, crisis agudas de carácter psicótico, euforia, excesiva locuacidad, así como alteraciones de las funciones cognitivas como disminución de la memoria a corto plazo o el enlentecimiento en el pensamiento.

Como efectos crónicos más destacados se encuentran alteraciones cognitivas no reversibles, empeoramiento de trastornos psiquiátricos previos, aumento de riesgo de aparición de esquizofrenia así como adelantamiento de la edad en que debuta.

También han sido descritos trastornos de humor (depresivos y/o maniacos), marginación social (aumento de fracaso escolar, delincuencia, abandono del hogar…) así como dependencia al consumo de cannabis que en algunos casos supone el inicio al consumo de otras drogas. Cabe destacar que el consumo de cannabis durante el embarazo puede derivar en alteraciones cognitivas y psicopatológicas de los hijos durante la adolescencia.